Cultura investiga los daños en un sitio histórico protegido de Mazarrón, donde se iban a plantar lechugas

Los técnicos evalúan el alcance de los destrozos en el Coto Fortuna, un yacimiento minero explotado desde época romana

 

La empresa agrícola Perichan se enfrenta a una investigación del Servicio de Patrimonio Histórico, que podía acabar en sanción, por los daños que ha sufrido el Coto Fortuna de Mazarrón, un yacimiento minero explotado desde época romana y catalogado como Bien de Interés Cultural, la máxima protección que otorga la normativa.

La zona afectada es de  4,3 hectáreas, la empresa alega no estar informada de la catalogación, que tiene fecha de 2011.

La zona afectada  es un enclave industrial con edificios residenciales y una necrópolis de la época romana