Cultura estudia proteger el refugio antiaéreo del jardín de la Purísima, en Mazarrón

Una petición ciudadana propone la catalogación del búnker como ejemplo de la arquitectura militar de la Guerra Civil

 

El servicio regional de Patrimonio Histórico deberá decidir si el refugio antiaéreo del jardín de la Purísima, en pleno centro de Mazarrón, merece ser protegido por su valor cultural. Una petición ciudadana remitida a la Comunidad Autónoma propone que el conjunto subterráneo de galerías obtenga la declaración de bien inventariado, como ejemplo de la arquitectura militar de la Guerra Civil española. El dictamen que adopten los técnicos de la Consejería de Cultura podría influir en los planes que tiene el Ayuntamiento para remodelar dicho espacio verde. El jardín ocupa una explanada bajo la que en 1937 se construyeron estas instalaciones para la defensa de la población de posibles bombardeos.

La petición de protección del refugio ha partido de un miembro de la Asociación Ciudadana la Graduada, y en el escrito se solicita «la paralización cautelar» del proyecto municipal a la espera de una resolución de Cultura. Como publicó LA VERDAD, el Consistorio pretende acometer una reforma integral del jardín de la Purísima, para la que ya ha aprobado una partida de un millón de euros. Aún está en estudio qué uso darle a esas dependencias subterráneas y su acondicionamiento.

Se trata de un conjunto formado por dos galerías (una de 40 metros de largo y otra de 20), con cubierta de hormigón armado y muros de mampostería. Tenía capacidad para acoger a 480 personas. Estas instalaciones fueron levantadas por los propios mineros de la localidad siguiendo instrucciones de los comités de defensa. Mazarrón llegó a tener siete búnkeres para albergar a casi 3.000 vecinos, localizados en el Molinete, el castillo, el cerro de Santa Catalina, la calle Puigcerver, el cabezo del faro y la actual residencia del Peñasco.